Virus no envueltos: el gran peligro oculto en las sondas invasivas

Hace un año, nos hacíamos eco de un trabajo de Shuk Ting et al., en el que los autores habían detectado, mediante técnicas de PCR, ADN de Papilomavirus Humano (HPV) en sondas de ultrasonografía vaginal empleadas en el Servicio de Urgencias de su hospital.

Dichas sondas habían sido desinfectadas con un producto basado en amonios cuaternarios y usadas con fundas (preservativos), pero dicho procedimiento se revelaba obviamente insuficiente.

El Papilomavirus, posible causa del cáncer de cérvix, es un virus no envuelto de difícil desinfección, que debe ser inactivado mediante Desinfectantes de Alto Nivel, oxidantes y/o clorados.

En las mismas fechas, un grupo francés publicaba en PLOS One un trabajo similar, en el que se abogaba también por la adopción de Desinfección de Alto Nivel (DAN) en ultrasonografía intracavitaria para evitar el riesgo de transmisión nosocomial de HPV. Hay que tener en cuenta que Francia es uno de los pocos países que todavía admite la combinación de fundas y Desinfección de Bajo Nivel (DBN).

Y casi simultáneamente, el Instituto Pasteur publicaba un meta-análisis que alertaba de los riesgos de transmisión nosocomial en las ultrasonografías vaginales y rectales.

¿Qué ha traído de nuevo el 2014 al respecto? Nuevas evidencias científicas.

  • Shuk Ting et al., han replicado a su propio artículo del año anterior: modifican el procedimiento de descontaminación adoptando una desinfección basada en dióxido de cloro y, más concretamente, en el sistema Tristel Trio, que permite una DAN en tiempos muy cortos y respetuosa con los materiales empleados en los transductores.
    Un muestreo de 50 transductores a lo largo de 50 días consecutivos, analizados mediante el mismo método previamente descrito, tuvo como resultado la ausencia total de ADN de Papilomavirus en TODOS los casos.tristel-triotranssin-sombra
  • Un grupo franco-norteamericano acaba de publicar los resultados de aplicar el tan solicitado modelo epidemiológico de transmisión a las prácticas usuales en Francia de cobertura y DBN de sondas intracavitarias, vaginales y/o rectales (si lo deseáis, no dudéis en pedirnos el artículo completo).
    El modelo tiene en consideración las probabilidades de que un paciente sea infeccioso, de que contamine la funda y/o el asa de la sonda, de que esa contaminación perdure tras la retirada de la funda y tras la desinfección DBN del transductor, de que se transmita a la nueva funda y/o gel, de que pueda contaminar a un nuevo paciente y de que este sea potencialmente receptivo a la infección. Y, aunque el modelo es simplista, expone algunos resultados potenciales muy alarmantes:
  • La tasa de transmisión de pacientes infectados a nuevos pacientes podría ir fácilmente del 1% al 6%, dependiendo del patógeno. Los nuevos casos serían difícilmente detectables por las Autoridades Sanitarias, lo que explicaría la carencia de datos publicados al respecto.
  • Estados Unidos cuenta con alrededor de cuatro millones de exploraciones intracavitarias realizadas anualmente. En el caso de Papilomavirus Humano (HPV), podríamos estar hablando de entre 8.000 y 15.000 nuevos infectados nosocomiales cada año.
Vaginal probe

A la vista de ambos estudios, algunas conclusiones nos parecen claras:

  • La transmisión nosocomial de HPV a través de sondas intracavitarias contaminadas es un riesgo muy real.
  • El uso de fundas y preservativos no excluye por sí solo la probabilidad de transmisión.
  • La Desinfección de Bajo Nivel es ineficaz para este tipo de virus no envueltos.
  • La Desinfección de Alto Nivel se ha mostrado plenamente efectiva en la descontaminación de transductores transvaginales y transrectales, en particular la desinfección basada en dióxido de cloro, como con Tristel Trio. Otros productos recomendables son Tristel Duo Ultrasonidos y Tristel Fuse.
  • A la vista de estos resultados, y dada la extrema gravedad que pueden conllevar las infecciones por HPV, cabe esperar que las estructuras sanitarias que no lo hubieran hecho ya, adopten estas prácticas de DAN, independientemente del uso de fundas o preservativos.
Tristel Duo Ultrasonido

En el caso de España, en donde no se han publicado guías o recomendaciones específicas de descontaminación para estos equipos, los procedimientos a aplicar están en manos de los Equipos de Control de Infecciones de cada hospital. Os invitamos a reflexionar, pues, sobre un tema tan serio y a debatir con nosotros las posibles soluciones preventivas para estas amenazas para la Seguridad del Paciente.

Una situación similar (aunque menos grave pero sí más frecuente), se da en el caso de las exploraciones oftalmológicas y transmisión de Adenovirus, causa frecuente de queratoconjuntivitis vírica nosocomial.

¡Pero de eso hablaremos en otra ocasión!

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s