Ahorro de tiempo y reducción de infecciones pueden ir de la mano, con la introducción de toallitas desinfectantes.


¿Por qué es tan importante una óptima limpieza en el ámbito hospitalario?

Los pacientes colonizados o infectados diseminan microorganismos nocivos en el entorno que, a su vez, pueden ser transferidos a pacientes, visitantes y personal sanitario.

Las buenas prácticas de limpieza reducen esos microorganismos en el entorno, favoreciendo la reducción de las Infecciones Relacionadas con la Asistencia Sanitaria (IRAS), protegiendo así a los pacientes y al personal, y a la vez, reduciendo el gasto hospitalario.

Una adecuada limpieza y/o desinfección de las superficies de mayor contacto (barandillas, inodoros, pomos de las puertas, interruptores de luz, timbres de llamada de pacientes, superficies y equipos cercanos al paciente, etc.) ha demostrado ser de particular  importancia 1,2,3,4,5.

Superficies hospitalarias criticas

Además, las mejoras en los procedimientos de limpieza para los hospitales, han tenido como resultado ahorros de hasta el 76% en costes adicionales asociados a infecciones nosocomiales6.

Así pues, el entorno inmediato al paciente, y en especial las su­perficies de contacto frecuente, así como el equipa­miento médico, necesitan ser descontaminados mi­nuciosa y regularmente. La actividad frenética en los hospitales requiere que ello pueda realizarse de forma rápida, cómoda y eficaz, con productos que sean de fácil uso y que impliquen el menor tiempo posible en su aplicación.

Las Unidades de Críticos, entre otras, en todo el mundo se enfrentan al reto creciente de las Bacterias Multi-Resistentes (BMR) y, en especial, en el caso de bacterias Gram Negativas, que comportan mayor componente ambiental y son menos susceptibles a la desinfección que sus análogas Gram Positivas.

El Hospital de Bellvitge, en Barcelona, ha publicado recientemente (Am J Infect Control 2016 May 29;44(5):520-4) 7 los resultados a largo plazo de la implementación de nuevas políticas de Prevención y Control de Infecciones sobre una endemia de Acinetobacter baumanii de Resistencia Extendida (XDR) en sus UCIs. En un trabajo anterior (Am J Infect Control 2015 Jul 20;43(7):776-8), ya habían observado que el uso de paños textiles reutilizables en la higiene de las habitaciones que albergaban pacientes portadores de BMR podía jugar un papel crucial en la diseminación de éstas. Así pues, los nuevos procedimientos no sólo incluyeron el cribado y la agrupación en cohortes de los portadores de A. baumanii XDR, sino también la sustitución de los mencionados paños reutilizables por toallitas limpiadoras y desinfectantes de un solo uso:

“Teníamos la sospecha previa de que compartir bayetas de limpieza reutilizables entre diferentes habitaciones podría ser un eficiente mecanismo para la diseminación ambiental de microorganismos.”

“La descontaminación del equipamiento médico puede obtenerse tanto mediante el uso de toallitas pre-impregnadas como de la combinación de spray y toallita. En ambos casos, las toallitas no deben ser nunca reutilizadas entre diferentes habitaciones, o incluso entre diferentes equipos.”

“En conclusión, este estudio resalta la importancia de la identificación y aislamiento tempranos de los pacientes colonizados e infectados, y de la adecuada desinfección ambiental en el control de A. baumannii XDR en la UCI. Aunque es precisa más investigación en escenarios reales en el campo de las tecnologías de limpieza, recomendamos enfáticamente que la estrategia “1 toallita, 1 habitación” sea considerada una medida estándar para la higiene de instalaciones hospitalarias en donde los patógenos multi-resistentes supongan un riesgo para los pacientes. ”

Por otra parte, el equipo de enfermería del mismo Hospital de Bellvitge8 ha comunicado un trabajo donde se comprueba que la introducción de esas toallitas desinfectantes desechables (Clinell Universal Wipes), en comparación a su pro­cedimiento de limpieza de superficies previo, reduce en un 60% el tiempo dedicado a la limpieza y desinfección diarias de las habitaciones de pacientes críticos.

La técnica previa consistía en la aplicación de detergente y desinfectante (mayoritariamente alcohol al 70%), en dos etapas (primero el detergente y luego el desinfectante) utilizando las mismas bayetas para todas las superficies8.

Al introducir las toallitas desinfectantes de un solo uso, se lograba un ahorro de 7,4 minutos en cada limpieza de habitación. Al haber 2 limpiezas diarias, se ahorran ¼ de hora de limpieza por habitación. Extrapolando las cifras  al conjunto de una Unidad de Críticos de tamaño medio (supongamos 12 camas/boxes), el ahorro sería de 3 horas diarias.

Ahorro de tiempo diario
1 limpieza diaria 2 limpiezas diarias
Por habitación 7,4 mn 14, 8 mn
Por Unidad de Críticos           (12 pacientes) 1 h 29 mn 3 h

El uso de Toallitas Clinell Universal, permitiría pues que se liberen entre 1h 30 y 3 horas de trabajo diario de un/a Auxiliar, en una UCI de tamaño medio. Y ello con to­tal garantía de eficacia.

 El ahorro de tiempo y la facilidad de uso contribuyen a la adherencia a los protocolos, que es la manera más eficiente de reducir riesgos de infección. Y ése fue exactamente el caso del Hospital de Bellvitge, a través de la aplicación de este procedimiento.

Las Toallitas Clinell Universal ofrecen, en una sola toallita pre-impregnada, una alta capacidad limpiadora junto al más amplio rango biocida de exposición. Y ello en ausencia de alcohol, con una formulación inocua (incluso dermotestada), no inflamable y compatible con cualquier superficie o material.

Toallitas desinfectantes Clinell UniversalReferencias:

  1. Huslage, K., W.A. Rutala, and D.J. Weber, “A quantitative approach to defining “high-touch” surfaces in hospitals”. Infection Control and Hospital Epidemiology, 2010. 31(8): p. 850-853.
  2. Casewell, M. and I. Phillips, “Hands as route of transmission for Klebsiella species”. British Medical Journal, 1977. 2(6098): p. 1315-1317.
  3. Sanderson, P.J. and S. Weissler, Recovery of coliforms from the hands of nurses and patients: activities leading to contamination. Journal of Hospital Infection, 1992. 21(2): p. 85-93.
  4. Barker, J., I. Vipond, and S. Bloomfield, “Effects of cleaning and disinfection in reducing the spread of Norovirus contamination via environmental surfaces”. Journal of Hospital Infection, 2004. 58(1): p. 42-49.
  5. Roberts, K., et al., Aerial dissemination of Clostridium difficile spores. BMC Infectious Diseases, 2008. 8(1): p. 7.
  6. Rampling, A., Wiseman, S., Davis, L., Hyett, A., Walbridge, A., Payne, G. & Cornaby, A. 2001. “Evidence that hospital hygiene is important in the control of methicillin-resistant Staphylococcus aureus“. Journal of Hospital Infection, 49, 109-116.
  7. “Control of endemic extensively drug-resistant Acinetobacter baumannii with a cohorting policy and cleaning procedures based on the 1 room, 1 wipe approach” – American Journal of Infection Control, 44 (2016) 520-4.
  8. “Hacia el hospital eficiente: protocolo de cohorting como estrategia de gestión para aumentar la capacidad generada de camas. Hospital Universitari de Bellvitge”. Premios Profesor Barea. 11ª Edición 2013. http://www.fundacionsigno.com/archivos/publicaciones/BAREA-11-2013-Accesit1.03.pdf

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s