Web Vesismin Health
Autor del artículo
Vesismin Health

< Volver al blog
01/08/2022

Vesismin Health lanza la tercera edición de ‘Vesismin Talks’ y da voz a las enfermeras tras meses de presión asistencial en los hospitales

Cristina González, Marta Piriz y Soledad Gutiérrez, tres enfermeras de dilatada experiencia, analizan las claves para inspirar y empoderar más a las enfermeras tras unos meses muy complicados a nivel asistencial.

La educación y la formación de los profesionales sanitarios son herramientas claves para asegurar la disminución de las tasas de las Infecciones Relacionadas con la Asistencia Sanitaria (IRAS).

Los TALKS de Vesismin Health, son espacios de debate donde los protagonistas comparten retos, preocupaciones y múltiples historias vividas en nuestros hospitales a lo largo de estos últimos meses.

En la tercera edición del programa, tres ponentes de excepción debaten sobre la importancia de la enfermería en el control y la prevención de infecciones: Cristina González, Coordinadora de enfermería del Programa de Control de Infecciones del Parc de Salut Mar, Marta Piriz, Enfermera de Prevención y Control de Infecciones en el Hospital de la Santa Creu i Sant Pau y Soledad Gutiérrez, Jefa de Bloque de Calidad y Gestión de Cuidados en el Hospital Universitario Clínico San Cecilio de Granada.

Una de las cuestiones planteadas es la poca participación que siempre han tenido las enfermeras en los comités sanitarios donde se producen la mayor parte de decisiones estratégicas que les afectan. En esta línea, Marta Piriz asegura que “No se nos libera para estar más presentes en los comités de toma de decisiones. Estamos mucho más ligadas a la asistencia del paciente que para asistir a este tipo de sesiones”. En el abordaje de la creciente necesidad del empoderamiento de enfermería y del modelo de liderazgo en el siglo XXI, Cristina González comenta: “Líder debe ser quien está capacitado para hacerlo, independientemente de su categoría profesional, por el bien del paciente; todas trabajamos unidas con un fin común, el cuidado del paciente, este es el sí de nuestra profesión”.

Cuando se analiza de forma retrospectiva los momentos vividos durante la pandemia, se refuerza el mensaje que la prevención y la seguridad son los factores claves para asegurar la salud tanto de los profesionales como de los pacientes. La falta de equipos de protección individual generó mucha inquietud e incluso pánico entre los profesionales que se vieron desprotegidos para hacer frente a la atención asistencial de los pacientes. En el inicio de la pandemia, la transmisión del Covid-19 aun era bastante desconocida, fue allí donde las enfermeras se organizaron para realizar formaciones continuadas ‘in vivo’ con el fin de realzar las prácticas básicas; el correcto uso de guantes o la higiene de manos, eran prácticas fundamentales, especialmente debido a la rotación del personal o a la implicación de profesionales que han salido de su zona de experiencia profesional para dar soporte a otros ámbitos sin estar acostumbrados a los bundles de protección necesarios para hacer frente a la pandemia.

Soledad Gutierrez reafirma la importancia de la formación continuada, liderada desde la Unidad de Medicina Preventiva y Salud Pública, haciendo hincapié en las necesidades específicas: “Los programas de formación intensiva permiten generar espacios de debate para conocer más en detalle las necesidades de los profesionales en términos de prevención y protección dentro del ámbito sanitario”.

La presión asistencial vivida durante la Covid-19, y el hecho de utilizar equipos de protección individual de forma continua ha hecho retroceder en los bundles de prevención y ha impedido además realizar una correcta higiene de manos. Durante los primeros meses especialmente, se trataron pacientes en espacios ‘improvisados’ convertidos en salas abiertas, hecho que ha producido que las medidas de aislamiento no se pudieran cumplir adecuadamente pudiendo influir en la transmisión cruzada de microorganismos.

A la hora de analizar aspectos a cambiar, las tres ponentes coinciden en mejorar la comunicación entre equipos, ser más críticos a la hora de seleccionar la información, en especial cuando esta no está contrastada, o la mejora en el uso de equipos de protección individual para proteger más y mejor al colectivo. En este sentido, Soledad Gutiérrez también hace énfasis a la ‘emoción desde el corazón’ y asegura que, frente a futuras pandemias, volvería a actuar con la misma profesionalidad, estando más cerca de los compañeros y por supuesto mucho más cerca de los pacientes.

¡Comparte este artículo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Artículos relacionados