Desinfección, esterilización y antisepsia: una visión general

State of the Science Review – 1

William A. Rutala & David J. Weber
American Journal of Infection Control. June 2019 • Vol. 47 • No. S. A3−A9

  • Aunque la clasificación de Spaulding de material crítico, semi-crítico y no-crítico (y su consecuente reprocesamiento) sigue siendo conceptualmente válida, la inactivación de priones, virus, micobacterias y protozoos desafía las definiciones y expectativas empleadas hasta ahora para la desinfección de alto y bajo nivel.
  • En USA se ha venido empleando el término de “esterilizantes químicos” para referirse a desinfectantes de alto nivel con alta eficacia esporicida. Pero la imposibilidad de acondicionar el material así reprocesado (manual o automáticamente) en condiciones estériles, e incluso de aclararlo con agua estéril, impide usar apropiadamente el término “esterilización” para referirnos a tal reprocesamiento.
  • Está sujeta a revisión crítica la clasificación de duodenoscopios (y quizás incluso de otros endoscopios gastrointestinales o broncoscopios) como instrumentos semi-críticos. Ello es debido a que pueden y suelen ser usados para procedimientos invasivos (ej. colangiopancreatografía retrógrada endoscópica), lo que los convierte en dispositivos críticos, que teóricamente requerirían de esterilización. Los medios técnicos (y económicos) para ello serán tema de debate futuro.
  • Listado actualizado (no exclusivo) de dispositivos semi-críticos (a desinfectar a Alto Nivel):
    1. Equipos de anestesia y terapia respiratoria.
    2. Algunos endoscopios (a expensas de lo que ocurra respecto a los antes citados).
    3. Palas y mangos de laringoscopios.
    4. Sondas de manometría (esofágicas y anorrectales).
    5. Sondas endocavitarias (atención a biopsias de próstata).
    6. Nasofaringoscopios.
    7. Dispositivos de coagulación por infrarrojos.
    8. Cistoscopios.
    9. Anillos de inserción de diafragmas.
  • Es fundamental la formación (e incluso evaluación) continuas (de forma al menos anual) del personal a cargo del reprocesamiento de instrumental crítico y semi-crítico.
  • Los cinco elementos no-críticos de contacto más frecuente en el entorno del paciente:
    1. Barandillas de la cama.
    2. Superficie de la cama.
    3. Carrito de suministros.
    4. Mesa de cama.
    5. Bomba de infusión.
  • El tiempo de secado típico sobre una superficie no-crítica para un desinfectante líquido o una toallita desinfectante suele ir de 1 a 4 minutos, por lo que es relevante seleccionar aquellos que garanticen la eficacia requerida en esos rangos de tiempo o menos.

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s