COVID 2024: ¿Como la pandemia ha cambiado el mundo de cara a los próximos cuatro años?

Blog III. La bioseguridad ambiental: una alerta ante futuras pandemias

Según la OMS, el 24% de todas las muertes mundiales están relacionadas con el medio ambiente, lo que equivale aproximadamente a 13,7 millones de muertes al año.1

En la última década, la bioseguridad ambiental ha ido ganando atención y se ha convertido en una de las principales preocupaciones de los científicos y los seres humanos en general. La continuidad de la humanidad está relacionada de una forma u otra con un medio ambiente seguro: saludable y sostenible. El cambio climático, la invasión antropogénica, el aumento de la ratio de urbanización, así como la existencia de cerca de 827.000 virus en mamíferos con capacidad de transmitirse al ser humano en cualquier momento 2, todos estos factores hacen que garantizar una bioseguridad ambiental en los próximos años sea un factor condicional para la existencia.

Un entorno más saludable podría prevenir casi una cuarta parte de la carga mundial de morbilidad. La pandemia de COVID-19 es un recordatorio más de la delicada relación entre las personas y nuestro planeta y una alerta sobre la importancia de mantener la seguridad de ambos: el entorno sanitario y el ambiente planetario.

Aire limpio, clima estable, agua adecuada, saneamiento e higiene, uso seguro de productos químicos, protección contra la radiación, lugares de trabajo saludables y seguros, ciudades y entornos construidos que apoyen la salud y una naturaleza preservada son requisitos previos para una buena salud.

La seguridad ambiental en entornos sanitarios.

Covid 19 y la sensibilización por la desinfección ambiental

Sin duda, la pandemia de Covid-19 ha fomentado la conciencia de mantener ambientes seguros en los entornos sanitarios para prevenir la transmisión de microorganismos.

La transmisión del SARS-CoV-2, el virus que causa la COVID-19, se produce principalmente por contacto directo con una persona infectada o por gotitas respiratorias. Sin embargo, existe evidencia que sugiere que la transmisión a través de otros modos, como superficies contaminadas, aerosoles o contacto con materia fecal, es posible. Los profesionales de la salud ambiental tienen un papel clave en la promoción de medidas generales de higiene y mantenimiento de un ambiente seguro, ya que la pandemia afecta todos los aspectos de la vida pública y privada.

Es más probable que las superficies ambientales estén contaminadas con el virus COVID-19 en entornos de atención médica donde se realizan ciertos procedimientos médicos 3-5.   

Por lo tanto, estas superficies, especialmente en espacios donde se atiende a pacientes con COVID-19, deben limpiarse y desinfectarse adecuadamente para evitar una mayor transmisión. De manera similar, este consejo es aplicable a entornos alternativos para el aislamiento de personas con COVID-19 que experimentan una enfermedad leve y sin complicaciones, incluidos hogares e instalaciones no tradicionales. 6

Al igual que otros coronavirus, el SARS-CoV-2 es un virus con una envoltura lipídica externa frágil que lo hace más susceptible a los desinfectantes en comparación con los virus no envueltos como el Rotavirus, el Norovirus y el Poliovirus.7

Los estudios han evaluado la persistencia del COVID- 19 virus en diferentes superficies. Un estudio encontró que el virus COVID-19 permaneció viable hasta 1 día en tela y madera, hasta 2 días en vidrio, 4 días en acero inoxidable y plástico y hasta 7 días en la capa exterior de una mascarilla médica.8 El COVID-19 también sobrevive en una amplia gama de valores de pH y temperatura ambiente, pero es susceptible al calor y a los métodos de desinfección estándar.8 Sin embargo, estos estudios se realizaron en condiciones de laboratorio en ausencia de prácticas de limpieza y desinfección y deben interpretarse con precaución en el entorno del mundo real.

Independientemente de algunos estudios recientes que destacan la transmisión de Covid19 a través de aerosoles y gotitas de aire sobre superficies y transmisión por los fómites, tanto los CDC “Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades” como la OMS “Organización Mundial de la Salud”, insisten continuamente en la importancia de la descontaminación y desinfección de Superficies9.

Air Total Green

En muchos países, se aprobaron tecnologías sin contacto para la aplicación de productos químicos en entornos sanitarios, como aplicaciones de tipo nebulización o Fogging y el uso de dispositivos que utilizan irradiación ultravioleta. Sin embargo, varios factores pueden afectar la eficacia de la irradiación UV, incluida la distancia desde el dispositivo UV10. Cabe destacar que estas tecnologías desarrolladas para su uso en entornos de atención de la salud se utilizan durante la limpieza terminal (limpieza de una habitación después de que un paciente ha sido dado de alta o trasladado), cuando las habitaciones están desocupadas para la seguridad del personal y los pacientes. Estas tecnologías complementan, pero no reemplazan, la necesidad de procedimientos de limpieza manual.11 Si se usa una tecnología de desinfección sin contacto, las superficies ambientales deben limpiarse manualmente primero cepillando o restregando para eliminar la materia orgánica. 11

WhatsApp Image 2019-10-08 at 19.38

Este reciente compromiso observado con la desinfección de superficies, aunque fue forzado por la pandemia, es una herramienta fundamental para el control de infecciones y la contaminación por diversos microorganismos en un hospital. Así pues, la posible contaminación de Covid19 a través de aerosoles, no debe descartar la importancia de mantener la desinfección de las superficies, no solo para la descontaminación de Covid19, sino también de otros microorganismos.

Alerta de pandemia futura

CoV-19 vesismin

No quiero que me escuchen, quiero que escuchen a los científicos y quiero que se unan detrás de la ciencia”, esto es lo que dijo en su momento la activista sueca de 16 años Greta Thunberg.

El cambio climático y otros factores antropogénicos y de recombinación, son una amenaza para nuestra salud ambiental. Estos factores están provocando un mayor contacto entre la vida silvestre y los humanos, lo que hace posible una futura pandemia causada por patógenos desconocidos.

La pandemia de COVID-19 es en realidad la sexta pandemia que ha tenido lugar en el último siglo desde la Gran Pandemia de Gripe en 1918. Tres de las seis han sido causadas por virus de influenza, una por VIH y las dos restantes por SARS y SARS-2 (COVID 19).

También es relevante que actualmente hay 1,7 millones de virus ‘no descubiertos en aves y mamíferos, de los cuales 827.000 pueden tener la capacidad de dar el salto de animal a humano.

Las mismas actividades humanas que impulsan el cambio climático y la pérdida de biodiversidad generan riesgo de pandemia a través de sus impactos en nuestro medio ambiente. Los cambios en la forma en que usamos la tierra, la expansión e intensificación de la agricultura, y el comercio, la producción y el consumo insostenibles perturban la naturaleza y aumentan el contacto entre la vida silvestre, el ganado, los patógenos y las personas. Este es el camino hacia las pandemias.

La contaminación atmosférica tiene un efecto sobre la aparición y agravamiento de enfermedades y cánceres respiratorios y cardiovasculares. Para los adultos, el asma, la EPOC y el cáncer de pulmón son tres enfermedades respiratorias de importancia epidemiológica, relacionadas con la contaminación atmosférica.

Preparación para pandemias

pandemia global vesismin

Las pandemias son cada vez más frecuentes, impulsadas por un aumento continuo de los eventos subyacentes de enfermedades emergentes que las desencadenan. Sin estrategias preventivas, las pandemias surgirán con más frecuencia, se propagarán más rápidamente, matarán a más personas y afectarán la economía mundial con un impacto más devastador que nunca12.

A medida que surjan los virus pandémicos, los países y regiones se enfrentarán a diferentes riesgos en diferentes momentos. Por esta razón, se recomienda encarecidamente a los países que desarrollen sus propias evaluaciones de riesgos nacionales basadas en las circunstancias locales, teniendo en cuenta la información proporcionada por las evaluaciones mundiales elaboradas por la OMS. Por lo tanto, se espera que las decisiones de gestión de riesgos de los países se basen en evaluaciones de riesgos globales, pero basadas en evaluaciones de riesgos locales y en asegurar un ambiente seguro e higiénico sobre todo en entornos hospitalarios.

Autor:
Patrick Saliba, PhD
Director Médico en Vesismin Health
psaliba@vesismin.com

Referencias:

  1. Preventing disease through healthy environments A global assessment of the burden of disease from environmental risks, https://www.who.int/publications/i/item/9789241565196
  2. IPBES #PandemicsReport: Escaping the ‘Era of Pandemics’-https://ipbes.net/pandemics
  3. Ye, G., Lin, H., Chen, L., Wang, S., Zeng, Z., Wang, W., et al., 2020. Environmental contamination of the SARS-CoV-2 in healthcare premises: An urgent call for protection for healthcare workers (preprint). Infectious Diseases (except HIV/AIDS). (https://doi.org/10.1101/2020.03.11.20034546, accessed 6 May 2020)
  4. Ong, S.W.X., Tan, Y.K., Chia, P.Y., Lee, T.H., Ng, O.T., Wong, M.S.Y., et al., 2020. Air, Surface Environmental, and Personal Protective Equipment Contamination by Severe Acute Respiratory Syndrome Coronavirus 2 (SARS-CoV-2) From a Symptomatic Patient. JAMA 323, 1610. (https://doi.org/10.1001/jama.2020.3227, accessed 6 May 2020)
  5. Faridi, S., Niazi, S., Sadeghi, K., Naddafi, K., Yavarian, J., Shamsipour, M., et al., 2020. A field indoor air measurement of SARS-CoV-2 in the patient rooms of the largest hospital in Iran. Sci Total Environ 725, 138401. (https://doi.org/10.1016/j.scitotenv.2020.138401, accessed 6 May 2020)
  6. Home care for patients with suspected novel coronavirus (nCoV) infection presenting with mild symptoms and management of contacts. Geneva: World Health Organization; 2020 (https://www.who.int/publications-detail/home-carefor-patients-with-suspected-novel-coronavirus-(ncov)-infection-presenting-with-mild-symptoms-and-management-ofcontacts, accessed 10 May 2020)
  7. Rutala, W.A., Weber, D.J., 2019. Best practices for disinfection of noncritical environmental surfaces and equipment in health care facilities: A bundle approach. Am J Infect Control 47, A96–A105. (https://doi.org/10.1016/j.ajic.2019.01.014, accessed 6 May 2020)
  8. Chin, A.W.H., Chu, J.T.S., Perera, M.R.A., Hui, K.P.Y., Yen, H.-L., Chan, M.C.W., et al., 2020. Stability of SARS-CoV2 in different environmental conditions. The Lancet Microbe S2666524720300033. (https://doi.org/10.1016/S2666- 5247(20)30003-3, accessed 6 May 2020)
  9. Limpieza y desinfección de las superficies del entorno inmediato en el marco de la COVID-19- https://apps.who.int/iris/bitstream/handle/10665/332168/WHO-2019-nCoV-Disinfection-2020.1-spa.pdf
  10. Bennett, J.E., Dolin, R., Blaser, M.J. (Eds.), 2015. Mandell, Douglas, and Bennett’s principles and practice of infectious diseases, Eighth edition. ed. Elsevier/Saunders, Philadelphia, PA. (https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC7099662/, accessed 6 May 2020)
  11. Rutala, W.A., Weber, D.J., 2013. Disinfectants used for environmental disinfection and new room decontamination technology. Am J Infect Control 41, S36–S41. (https://doi.org/10.1016/j.ajic.2012.11.006, accessed 6 May 2020)
  12. who.int/antimicrobial-resistance/interagency-coordination-group/IACG_final_report_ES.pdf?ua=1

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s