CoVID-19: opciones en reprocesamiento de EPIs en caso de escasez

Uno de los problemas más acuciantes estos días en los hospitales españoles es la carestía de los Equipos de Protección Individual (EPI) imprescindibles para afrontar en condiciones de seguridad el cuidado de los pacientes de CoVID-19. Las limitaciones más relevantes que nos transmiten nuestros colaboradores hacen referencia, sobre todo, a las mascarillas de protección respiratoria FFP2 y FFP3, así como a las gafas de protección ocular y a las pantallas faciales.

Cuando se nos consulta sobre las posibilidades de reprocesamiento de estos materiales nos es difícil responder ya que, evidentemente, NO están diseñados para tal reprocesamiento y por ello no hay recomendaciones de los fabricantes al respecto. Ante tal disyuntiva, hemos debido explorar bibliografía aparecida hace años, la mayoría nacida durante y tras la pasada pandemia de Gripe A, que ya hizo aflorar en su momento ese problema potencial. Al final de este post los lectores encontrarán algunos enlaces disponibles en abierto a tal bibliografía.

Afortunadamente, se acaba de publicar un informe técnico del ECDC sobre ese debate acuciante.

Pasamos a resumir de forma muy sucinta nuestras conclusiones, que reúnen las del ECDC y las de la bibliografía antes citada. No obstante, hay que tener en cuenta siempre que son materiales NO diseñados para su reprocesamiento, y que su estructura filtrante, fundamento de la protección que ofrecen, puede verse degradada por éste.

  • Los métodos de lavado y desinfección en soluciones acuosas (sobre todo los realizados por inmersión) parecen alterar más la estructura filtrante que aquellos basados en gas o radiación. Pero ello puede depender mucho de cada modelo y fabricante, porque algunas mascarillas parecen preservar razonablemente su estructura hasta 3 inmersiones en hipoclorito a 500 ppm (equivalente aprox. a lejía al 1%).
  • Los resultados parecen no ser tan buenos para el gas plasma de peróxido de hidrógeno, que parece afectar demasiado a la estructura, suponemos que debido a su poder oxidativo.
  • La inmersión en alcohol al 70% parece ser especialmente lesiva para la estructura, y por tanto no recomendable.
  • UV-C (a ~ 254 nm, la banda germicida, mediante “colgaderos” y exponiendo ambas caras), Óxido de Etileno (con enormes precauciones en su desgasificación) y estufa seca (a fin de evitar el humedecimiento que podría causar el autoclave) a 70-80º C, parecen funcionar bien sin afectar demasiado la estructura. La radiación Gamma podría ser óptima, pero queda fuera del alcance realista de los hospitales.

De todas formas, diferentes fabricantes y modelos ofrecen diferentes estructuras y densidades de materiales, así que las variaciones de resultados pueden ser importantes. Y en cualquier caso, los trabajos publicados tampoco se aventuran con un reprocesamiento de las mascarillas más de tres veces.

Un gran inconveniente es que, desinfección y esterilización aparte, no hemos leído ningún medio para LAVAR las mascarillas con eficacia sin alterar demasiado su estructura filtrante. Y está claro que el uso extendido de estos EPI los suele ensuciar, humedecer y causa malos olores. Los métodos que parecen más recomendables – UV-C, óxido de etileno y estufa seca- garantizan, al menos, el secado del material, y los dos primeros incluso una desodorización decente.

Se ha publicado una idea inteligente que puede aliviar parte de la presión, que es la de sustituir puntualmente, en lo posible, las mascarillas FFP2 y FFP3 por respiradores faciales del tipo elastomérico (dotados de filtros intercambiables), porque éstos SÍ son reutilizables, fáciles de lavar, y relativamente fáciles de desinfectar, sobre todo con compuestos de amonios cuaternarios (no tanto con oxidantes debido a la tolerancia de gomas y siliconas).

Ello enlaza con otro debate abierto: el reprocesamiento de gafas de protección ocular y pantallas faciales, debate que parece menos conflictivo y para el que, tanto el CDC como centros hospitalarios en Canadá ofrecen directrices: ambos coinciden en la desinfección de los visores con toallitas empapadas en desinfectantes y, tras su total secado (correspondiente al tiempo de acción real), aclarar con una segunda toallita empapada con agua el exceso de producto restante ya que podría entorpecer la visión.

Complicación adicional suponen las gafas y respiradores sujetos con elástico, porque es difícil garantizar la adecuada penetración de cualquier desinfectante en materiales textiles. Cierto es que, si se usan bien las gafas, el elástico es menos susceptible de contaminarse, pero parece razonable asegurarnos mediante una desinfección por inmersión, con posterior aclarado. El elástico puede tardar en secarse, por lo que este procedimiento quizás sólo sea viable al final de la jornada. No parece la mejor idea usar desinfectantes oxidativos (como el ácido peracético) o con alta concentración de alcoholes, porque los visores se podrían volver opacos. Como no se requiere una Desinfección de Alto Nivel, un buen producto basado en una alta concentración de Compuestos de Amonios Cuaternarios (combinados o no con otros biocidas), debería hacer la función. En su defecto, aunque es más aventurado, posiblemente unas buenas gafas deberían tolerar unas cuantas inmersiones en hipoclorito a 500 ó 1000 ppm. Sin embargo, no creemos que las pantallas faciales fabricadas en acetato resistan tan bien este tratamiento, por lo que si debemos reprocesarlas, recomendamos formulaciones no oxidativas.

Esperamos que estos apuntes, necesariamente muy especulativos porque todos pisamos terreno desconocido, puedan ser útiles para los lectores, pero les invitamos a todos, más que nunca, a compartir sus experiencias con nosotros y con el resto de la comunidad implicada en la Prevención de Infecciones.

Apéndice:

Decontamination and Reuse of Filtering Facepiece Respirators
https://www.cdc.gov/coronavirus/2019-ncov/hcp/ppe-strategy/decontamination-reuse-respirators.html

 

Bibliografía consultada:

Cloth masks and mask sterilisation as options in case of shortage of surgical masks and respirators
Technical Report. European Centre for Disease Prevention and Control, Stockholm, 2020.
www.ecdc.europa.eu/en/publications-data/cloth-masks-sterilisation-options-shortage-surgical-masks-respirators

Strategies for Optimizing the Supply of Eye Protection
National Center for Immunization and Respiratory Diseases (NCIRD), Division of Viral Diseases
www.cdc.gov/coronavirus/2019-ncov/hcp/ppe-strategy/eye-protection.html

Cleaning and Disinfection of Eye Protection
Vancouver Coastal Health Infection Prevention and Control
http://ipac.vch.ca/Documents/Cleaning%20and%20Disinfection/Cleaning%20Protective%20Eyewear.pdf

Advice on the use of masks the community, during home care and in health care settings in the context of the novel coronavirus (2019-nCoV) outbreak.
World Health Organization. WHO/2019-nCoV/IPC_Masks/2020.2
https://apps.who.int/iris/rest/bitstreams/1272436/retrieve

Recommended Guidance for Extended Use and Limited Reuse of N95 Filtering Facepiece Respirators in Healthcare Settings.
CDC/NIOSH. 2020.
www.cdc.gov/niosh/topics/hcwcontrols/recommendedguidanceextuse.html

Disinfection of reusable elastomeric respirators by health care workers: A feasibility study and development of standard operating procedures.
American Journal of Infection Control 43 (2015) 629-34.
https://cyberleninka.org/article/n/515068.pdf

Effects of Ultraviolet Germicidal Irradiation (UVGI) on N95 Respirator Filtration Performance and Structural Integrity.
J Occup Environ Hyg. 2015;12(8):509-17.
www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/25806411

Evaluation of Multiple (3-Cycle) Decontamination Processing for Filtering Facepiece Respirators.
Journal of engineered fibers and fabrics 5(4):33-41 · December 2010.
https://digitalcommons.unl.edu/cgi/viewcontent.cgi?article=1089&context=usafresearch

N95 Filtering Facemask Respirator Ultraviolet Germicidal Irradiation (UVGI) Process for Decontamination and Reuse.
Nebraska Medical Center. 2020.
www.nebraskamed.com/sites/default/files/documents/covid-19/n-95-decon-process.pdf

Ultraviolet germicidal irradiation of influenza-contaminated N95 filtering facepiece respirators.
American Journal of Infection Control 46 (2018) e49-e55.
www.ajicjournal.org/article/S0196-6553(18)30140-8/pdf

Sourcing Personal Protective Equipment During the COVID-19 Pandemic
JAMA. Published online March 28, 2020.
https://jamanetwork.com/journals/jama/fullarticle/2764031?guestAccessKey=1e0b4159-4d3f-436b-928c-358745f8746a&utm_source=silverchair&utm_medium=email&utm_campaign=article_alert-jama&utm_content=olf&utm_term=032820

 

1 Comment

  1. Carlos Pañella

    Si se puede añadir algo a este interesante blog, sería respecto a la posibilidad de utilizar hipoclorito al 0,1%, “con algunas mascarillas”. Según advierte también el estudio, el olor residual puede ser un problema… así pues, es un factor para considerar, si finalmente se utilizara esta opción, ya que se debería tener el cuidado de airear suficientemente. Muchas gracias.

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s